lunes, 15 de julio de 2019

# libro # reseña

Reseña: Once Upon a Time


Título: Once Upon a Time (Calluvia’s Royalty #3)
Autor: Alessandra Hazard
Formato: Kindle Edition
Páginas: 283 (según mi edición)
Capítulos: 38 capítulos.
Goodreads | Amazon            

Príncipe de Hielo
Al príncipe Jamil de Calluvia no le gusta ese apodo, pero tiene que admitir que no está mal. Él es responsable y correcto, y probablemente sea exacto decir que no es bueno en las emociones. Después de enviudar, la vida de Jamil ha girado en torno a sus deberes como Príncipe Heredero y poco más.
Pero una noche esto cambia.
Una noche, Jamil se encuentra con un hombre en los establos reales, un hombre que es lo opuesto a lo apropiado, un hombre con ojos tan negros como el pecado.
Rohan di’Lehr es todo lo que Jamil debería despreciar.
Es un criminal grosero y de baja expresión.
Es terrible para el autocontrol de Jamil.
Hace que Jamil se comporte como un hombre sin sentido, no como el Príncipe Heredero.
Ellos no tienen nada en común. No tienen futuro juntos.
Todavía no puede mantenerse alejado.

Una historia de atracción prohibida y amor que desafía todas las probabilidades.




Cuando pasa una fiebre, es complicado volver a ella. Hace días, semanas, que salió el –hasta ahora– último libro de la ya declarada serie de Calluvia’s Royalty (reseña del primero aquí y del segundo acá) y en la última reseña dije que el libro de Jamil no me inspiraba tanta ansiedad como el de su predecesor, cuya pareja principal eran Ksar y Seyn (que aún los amo CON MI VIDA), es más, pensaba que no me encantaría y tendría la misma nota que el primero… pero me EN-CAN-TÓ.

Nos ubicamos meses antes de los acontecimientos de los dos primeros libros. El príncipe Jamil está lidiando ahora con la pérdida de su esposo Mehmer, príncipe-consorte, que fue asesinado en un ataque rebelde. Una noche de insomnio por el dolor, va a las caballerizas bajo la excusa de tomar un poco de aire y allí, entrenando a una salvaje adquisición animal, ve a un hombre que jamás vio antes. En el primer encuentro entre ambos una conexión única y poderosa los golpeó causando que se tocaran los íntimos puntos telepáticos de ambos, desconcertándolos gravemente. Jamil huye. Y a los próximos días descubre que el desconocido era un Tai’Lehriano, Rohan di’Lehr, que tiene toda la completa y misteriosa presencia de ser un posible rebelde infiltrado. Su enemigo. De ser así, ¿cómo es posible que a causa de esa inesperada conexión, en vez de odiar y desconfiar de Rohan, Jamil no puede mantenerse alejado, sentimiento que el mismo Rohan comparte? ¿Qué es lo que oculta Rohan? Y cuando las cosas empeoren para ambos, ¿tendrán la fuerza para luchar, para continuar juntos?

Si hay algo que me gusta de esta autora es que tiene una facilidad para atraparme en la lectura con tan pocas páginas. Si me tardé es por otras situaciones –ejem, universidad– pero, oh-por-Dios, no esperaba lo mucho que me iba a gustar el libro de Jamil. En la reseña del libro anterior incluso dije que no estaba tan entusiasmada pero las expectativas fueron superadas con creces.

Seré rápida y concisa, contrario a otras veces. Me ha encantado mucho el libro. La relación que se ha desarrollado entre Jamil y Rohan fue hermosa. En un primer encuentro se sintieron atraídos por ser almas gemelas, y tuvieron que luchar por esa atracción prohibida pues a Jimil como viudo se le prohíbe tener una nueva pareja. Peor aún, ambos realizan múltiples fusiones telepáticas, algo prácticamente ilegal en Calluvia, que pondría en riesgo no solo sus vidas sino también la reputación del clan al que Jamil pertenece. Además, Jamil no sabe nada de Rohan, su información es limitada y podría hasta ser uno de los rebeldes que mataron a su esposo.

La forma en cómo va fluyendo la relación entre ambos, como se van descubriendo más cosas respecto a los Altos mandos quienes son los que impusieron los vínculos telepáticos, las situaciones con respecto a los rebeldes, las intrigas y la guerra fue algo sumamente interesante de leer. Hubo muchas sorpresas a lo largo del libro, en relación a la pareja, y en relación al mundo que ha creado la autora.

Como siempre con la autora, disfruté mucho los momentos románticos. Creo que nunca antes de la mano de Alessandra me he enamorado de una confesión como la que tuvieron Rohan y Jamil, ni siquiera en su otra serie. Ambos son tan encantadores de leer, ni llegan a la picardía de Ksar y Seyn, pero sin lugar a dudas ocupan el segundo puesto de mis parejas favoritas en esta serie.

Por otro lado, estoy ansiosa por leer la historia de Idhron y Eridan. Durante este libro no pude evitar comparar su situación a la de Sesshomaru y Rin, de Inuyasha, y más con la descripción tanto física como psicológica que nos presentaron de Idhron, quien me recordó rotundamente a Sesshomaru –un viejo crush de la infancia.

Solo para terminar, sé que no parezco fangirlear con este libro, ¡pero sí lo estuve! Lamentablemente mi cerebro está tan chupado de estrés que ni siquiera tengo la energía para demostrarlo, sin embargo no podía simplemente pasar de la reseña, cuando casi todos –mejor dicho, TODOS los libros de Alessandra tienen reseña en el blog. Espero mejorarlo pronto, pero por ahora, ¡vayan a leer ese libro!

1 comentario:

  1. Libropatas, no me pregunten por PDF porque no quiero atraer cazadores al blog. NO comparto libro por ningún medio.

    ResponderEliminar