jueves, 11 de abril de 2019

# libro # reseña

Reseña: Pretty Broken Dolls


Título: Pretty Broken Doll (Pretty Little Dolls #4)
Autor: Kerr Dukey & K. Webster
Formato: Kindle Edition
Páginas: 187 (según mi edición)
Capítulos: 25 capítulos.
Goodreads | Amazon    

La traición y la ira, una picadura supurante.
Monstruo vs Maestro. ¿Quién será el rey?

Dañado y desesperado, una solución deben encontrar, para traer de vuelta a la muñeca que es única en su clase.

La deslealtad y el fracaso no serán perdonados.
En busca de venganza, el monstruo es impulsado.

Hambriento por su afecto, nuestro maestro ha esperado. Estas vidas rotas de estas muñecas ya han sido predestinadas.

La tormenta está sobre nosotros, el caos está lloviendo, ahora que los grandes jugadores han venido a la ciudad.

¿Quién saldrá a respirar con su premio a su lado? ¿Y quién será el daño colateral durante el viaje?



Pues bueno, ¡ya es momento de cerrar este ciclo!

Dado que este es el último libro de la saga, cuidado con spoilers. Y aún con eso, habrá.
El libro anterior acabamos con el secuestro de Elizabeth, o Bethany según Benny, por lo que él buscará desesperadamente a la chica, para su desgracia, teniendo que recurrir a Dillon, el detective que desde su historia con Jade lo ha estado cazando por años. Por otro lado, se nos revela que Tanner,  o Cassian, es en realidad Viktor Vasiliev, hijo menor de una de las familias más peligrosas de Rusia -y que consecutivamente nos irá enlazando con la trilogía de Los Juegos de V, de las mismas autoras (no hablaré de esa historia porque no nos compete y, como dije, solo nos abre camino a la trilogía).

MIS IMPRESIONES

He iniciado y dejado de lado mucho este libro. La razón principal era porque me costaba iniciarlo y ni siquiera sé el por qué. Primero que nada, me da gusto haber verificado que los puntos de vista se limitan nada más que a Viktor, Benny, Elizabeth, y de vez en cuando, Dillon. Y mejor que nada: Jade casi nunca aparece, solo cuando Dillon narra los capítulos. Por lo que podemos entrar mejor en las mentes de Viktor y Benny, más que nada.

Ahora, si les digo algo. Este libro, por alguna razón, me recordó mucho a Sick Fux, de Tillie Cole.

Resulta que la persona que secuestró a Elizabeth lo hizo para llegar a Benny. Lucy, o Jennifer, la mujer que se la llevó, tuvo interés en follar con Benny, pero éste la rechazó. Seguidamente Jennifer fue víctima del padre de Benny y Elizabeth, por lo que ésta quedó totalmente chalada y, ahora, secuestró a Elizabeth como venganza para... follar a Benny y quizás matarlo..., pero más que todo, follarlo.

Sí. Digamos que... es la raíz de la historia. Una estúpida razón de secuestro que va desencadenando en otras cosas. Como por ejemplo, el pasado de Viktor con su familia. De los protagonistas de la otra trilogía, solo conocemos a Vlad (que aquí entre nos, ¡me fascinó! Uh, tiene ese aire oscuro y sexy, frío, haciendo honor a un perfecto mafioso ruso... Lo siento, pero lo amé aunque no sale mucho en este libro).

Otra cosa que también tiene este libro, y que aunque yo ya sabía, me encantó por igual, fueron algunas escenas homoeróticas, principalmente por parte de Viktor (vuelvo a mencionar, él es ruso, y una de las razones por las que no está en Rusia es porque fue exiliado de ahí por su padre pues le descubrió tendencias homosexuales, o en su defecto, bisexuales). Tenemos escenas de Viktor con otro personaje ruso al principio, y para más allá de la mitad, con Benny. Creo que me gustaron. Es decir, de por sí ya estoy harta de las escenas sexuales en los libros, pero disfruté leer estos a pesar de todo. Por favor, vine esperando por esto desde las insinuaciones en el libro anterior.

Sigamos. Encuentran a Elizabeth, Benny es secuestrado por Lucy, Viktor y Elizabeth rescatan a Benny, Elizabeth mata a Lucy como una psicópata, luego suceden un par de cosas mientras Benny está por fuera, como por ejemplo que Elizabeth es aprehendida y encerrada en un psiquiátrico, Viktor es llevado a la comisaría. A la final todos son salvados por Vlad, él se lleva al trío psicópata a Rusia y viven felices para siempre.

¿Por qué digo que me recuerda a Sick Fux?

1. Dolly y Elizabeth visten como personajes. Dolly de Alicia, y Elizabeth de muñeca.
2. Ambas están locas.
3. Ambas están enamoradas de psicópatas.
4. Ambas cometieron asesinatos.
5. Conejo, o Heathan, y Benny fueron violados (Conejo cuando era pequeño, Benny por Lucy).
6. Conejo y Benny fueron instruidos para tener más control sobre sí mismos (Conejo por otros dos asesinos, Benny por Viktor).
7. Al final, todos terminan libres, felices y aún cometiendo atrocidades (En el caso de este libro, a Elizabeth le siguen trayendo "muñequitas" para jugar).
Ahora, hablando de ese final, ¡qué peturbador!
Las autoras ponen ante mis ojos unas escenas de sexo en trío: Viktor cogiendo a Elizabeth y Benny a Viktor, ambos cogiendo a Elizabeth a la vez, y cosas así. Luego, en el epílogo, me dicen que Elizabeth está embarazada aún mientras juega con sus muñecas... Me hizo pensar en cosas oscuras para ese bebé a futuro (que, dado que el epílogo está narrado por Benny, él dice «No sé de quién es el bebé, tal vez de Viktor, tal vez sea mío, pero no importa. Es nuestro», haciendo referencia a los tres).

En resumen, ¿me gustó el libro?
Sí. Es decir, estoy loca, me gusta los libros oscuros y sangrientos (excepto The Bad Ones, esa vaina fue un asco) y, no sentí que este fuera un mal libro, un mal cierre de saga, para mí. A pesar de la nota que le di, lo que fueron el anterior (el tercero) y este, son los que más me gustaron, y más que nada por Elizabeth y Viktor. Porque, maldición, destesto a Jade, detesto a Dillon, e incluso detesté a la psicótica de Marcy. No me arrepiento de haber dejado la saga en el segundo, de haber continuado. Aunque no creo que los relea alguna vez, puede que a un futuro lejano sí.

Así que, si este es tu tipo de libros, adelante. Debo decir que, hablando en cuestiones de asesinatos, los dos primeros sí los considero fuertes. El tercero y este último, casi ni matan a nadie, apenas unos cuantos inútiles ahí. La vena sádica de las autoras se fue por otro lado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario