lunes, 25 de marzo de 2019

# libro # reseña

Reseña: La Selección (#0.4, #0.5 y #1)

Título: La Reina (La Selección #0.4)
Autor: Kiera Kass
Formato: Kindle Edition
Páginas: 52 (según mi edición)
Capítulos: 11 capítulos.
Goodreads | Amazon            

Antes del inicio de la historia de America Singer, otra chica llegó a palacio para competir por la mano de otro príncipe…

La Reina se sitúa en el tiempo antes de lo sucedido en La Selección y está narrado desde el punto de vista de Amberly, la madre del príncipe Maxon. Descubre cómo se conocieron los padres de Maxon y la historia de cómo una chica ordinaria llamada Amberly se convirtió en una reina muy amada.


La única vez que hice varias reseñas en un solo lugar fue cuando una edición de El Fuego del Diablo me vino con una historia corta adjunta –que yo recuerde. Pero como quise hablar de estos libros cortos, entonces decidí que hablaría de ellos junto con el primer libro de La Selección en una sola reseña. Creo que así haré con los otros libros.

Este cuento corto ocupa el puesto número 0.4 en la Saga, y toma lugar años antes de los acontecimientos en el primer libro –nota que al momento de hacer la reseña de este corto NO he leído nada más de la Selección–. Aquí conocemos a Amberly, futura reina de Illéa y madre de Maxon, en su selección con el príncipe Clarkson Schreave. Amberly constantemente está sufriendo de dolores de cabeza, mareos y cansancio que la acompañarán por el resto de su vida debido a que fue provocado por toxinas que abundan en el aire de su estado, Honduragua (que, aquí entre nos, la autora me parece que sacó el nombre en una combinación de Honduras y Aragua –estado en mi país, Venezuela). Amberly es una chica sincera, cálida, amable y cariñosa, se lleva muy bien con el resto de sus compañeras de Selección y además, desde que era muy pequeña está profundamente enamorada del príncipe Clarkson. En este cuento corto vemos cómo ella va formando una relación con el príncipe, cómo tiene ella la facilidad de darle paz en los momentos de tensión y además, cómo es que ella resulta ser el tipo de chica que Clarkson esperaba hallar en este concurso.

Por tener muy pocas páginas uno pensará que no se tiene mucho que decir, pero como dije al principio, este es mi primer libro leído de la Selección, no he leído nada más al momento de esta reseña y he tenido mis primeras impresiones con esto al respecto. Y son buenas.

Amberly es un personaje que me encantó mucho. No sé qué tanto se diferenciará de América en su forma de narrar los hechos, pero espero que sea tan llevadero como lo hizo su antecesora. Ella ha logrado que, más allá de provocarme temor porque no me gustara todo el tema que trata esta saga, Amberly hizo que en verdad me interesara por saber más al respecto de la selección y las castas –que por cierto, tuve que investigar cómo se dividían porque en parte me hallaba MUY perdida. Luego de hacerlo, entendí mejor pero eso lo vendré explicando mejor en el primer libro donde, aspiro yo, es cuando se explique.

Por otro lado, de quien sí tengo comentarios extras es de Clarckson. Con él a propósito me di varios spoilers (no en el corto, investigando por internet) que solo reafirmaron un poco las sensaciones que sentí por él durante la lectura de este libro. No es que diga que me haya caído pésimo ni nada, es solo que no me terminó de encantar a pesar de que tuvo momentos adorables con Amberly. Es solo que yo esperaba que él en verdad estuviera enamorado de ella pero… no me creí el romance. O sea, sí pienso que Amberly en verdad lo amaba con locura, pero no pienso que él sea merecedor del amor que ella tanto le profesaba. Siendo más objetiva, supongo que también se debe a la familia que tenía Clarkcson. Su madre y padrastro no fueron los mejores padres, tenían peleas y prácticamente amenazaban la vida del otro (no de forma literal), preguntándome si tal vez todo ese ambiente causara que Clarckson no se permitiera el amar profundamente a alguien. Todo en él durante la lectura me inspiraba estoicidad, firmeza, tensión, parecía un tempano de hielo o un volcán a punto de hacer erupción.

Aclaro que, otra vez, eso fue lo que pienso de haber leído este corto. No he leído más de la selección y quizá cambie al avanzar la lectura de los siguientes libros.

Para finalizar, me ha gustado mucho este libro corto. En verdad desee poder leer más respecto a Amberly, fue una protagonista que me gustó mucho y que espero poder leer más y saber más de ella en los próximos libros –que sí lo sé igual por los spoilers pero eso no quita que igual quiera saber.


Título: El Príncipe (La Selección #0.5)
Autor: Kiera Kass
Formato: Kindle Edition
Páginas: 42 (según mi edición)
Capítulos: 6 capítulos.
Goodreads | Amazon            

El príncipe Maxon, como nunca lo habíamos visto, antes de la Selección y, también, antes de conocer a America Singer.
La víspera de su cumpleaños, Maxon se da cuenta de que la Selección, que le parecía tan estimulante, es, ahora, muy intimidante. Cuando se confiesa con su amiga de toda la vida Daphne, la princesa francesa, queda sorprendido por su respuesta: ella lleva mucho tiempo enamorada de él y lo que de verdad le gustaría es poder optar a ganarse el corazón del príncipe, algo que el proceso de la Selección hace imposible.
La agria discusión con Daphne y las acusaciones que esta le lanza provocan que Maxon se plantee algunas cuestiones: ¿será verdad que tenía el amor al alcance de la mano y no se dio cuenta? ¿Y si no tiene la capacidad de sentir una emoción tan profunda?
Sin embargo, la noche antes de que la competición empiece de verdad conocerá a America Singer. Le pilla desprevenido la antipatía que la chica parece sentir por él y se toma a broma lo brutalmente sincera que es, pero eso no hace más que aumentar su curiosidad por ella. En El Príncipe, accedemos al corazón de Maxon, vemos su humildad, sus miedos y su humor y habilidad para no tomarse en serio a sí mismo al mismo tiempo que empezamos a entender las razones que hacen que se enamore de America.


Segundo corto de La Selección y que como el anterior, me gustó. Claro, también hubo cositas que me tomaron por sorpresa pero, con esto voy a destacar que ya voy entendiendo por qué muchas aman a Maxon.

Estamos en la víspera en que comience la Selección, justo en el cumpleaños décimo noveno del príncipe Maxon. Ya las solicitudes de las jóvenes aspirantes a princesa han sido atendidas y dentro de poco llegaran a palacio. En la fiesta de Maxon acude una vieja amiga de él, Daphne, quien, en su desespero por escapar de un matrimonio igual de planeado al de Maxon, le confiesa sus sentimientos con la esperanza de él también sienta igual y juntos luchen contra la tradición del matrimonio arreglado. Pero le salió el tiro por la culata pues, Maxon no tiene los mismos sentimientos por ella y eso causa un profundo rechazo de Daphne a él (¿no que lo amabas, hija? Que rápido se te fue el amor) y le acusa de no saber amar y otra sarta de tonterías despechadas más.

Luego, inicia la Selección. Maxon no había querido ver los rostros de las candidatas hasta la presentación oficial pero, oh sorpresa, en una noche decide acudir al rescate de una de las participantes que, aún con su presencia, no resulta tan amable y locamente enamorada de él como Maxon supuso. Y es que América Singer no es como las demás chicas que acudieron a la Selección, ella no había querido participar allí. Encantado por la firme personalidad de América, Maxon se propone conquistarla aunque sea un poco, aunque exista la mínima posibilidad de que no la escoja.

El corto está narrado desde el punto de vista de Maxon –no sé si los tres libros principales cuentan con su punto de vista pero bueno– y debo decir que, si bien me agradó Maxon, hubo varios aspectos de él que me dejaron un poco liada.
Maxon como príncipe, como un joven adulto, como un chico de diecinueve años, y no sé si fue por acción de la autora que no supo interpretarlo, me resultó un poco ingenuo. Demasiado inocente. Yo esperaba que fuera un poco más firme, centrado; que tuviera aspectos tanto de su padre como de su madre, y no por ser dura, pero puedo entender por qué a veces Clarkson parece tratar de armarse de paciencia cada vez que lidia con su hijo. La verdad, sí sentí que estaba tratando con un adolescente o una versión demasiado… ¿ligera? Es que ni sé cómo explicar lo que sentí. En verdad yo me imaginaba la personalidad de Maxon más diferente a lo que leí, y hasta no leer el primer libro de forma oficial, creo que Maxon quedó para mí a la deriva: entre me gustas y no me gustas.

Ahora, con los primeros resquicios de América que podemos ver desde su punto de vista, me agradó ella. Tiene una personalidad muy aguerrida y la propuesta que le hace a Maxon de no escogerla, solo mantenerla ahí como una aliada entre las otras candidatas y lo demás, fue algo que me pareció un poco tonto, predecible, pero lindo. Creo yo que viene siendo una bonita forma de comenzar a relacionarlos a ambos. Después de todo, Maxon desea que la persona con la que se case no sea solo una esposa sino una amiga en la que pueda confiar.

Que hablando de amigas, me cayó pésimo la tal Daphne. Enamorada supuestamente de Maxon, los sentimientos no debieron haber sido genuinos si al siguiente minuto de ser rechazada lo trata como una perra. De las seleccionadas no hablaré porque no tuve suficientes momentos para formar una opinión de ellas.

Solo me queda un último comentario a los padres de Maxon. Leer a Amberly, ahora como madre, me dio ternura. Luego de saber las constantes veces que tuvo para poder ser madre, leer el amor que profesa a su hijo me llenó de calidez. Algo que se enfrió un poco cuando Clarkson entraba en escena. No es que sea un mal padre… pero me cuesta percibir sentimientos en él hacia su esposa o hijo. Como dije en la reseña anterior, no siento que Clarkson haya hecho algo que le haga merecedor del amor de su esposa y el cariño de su hijo.
En fin, veamos cómo me va leyendo a América finalmente en el primer libro de la Selección.

Título: La Selección (La Selección #1)
Autor: Kiera Kass
Formato: Kindle Edition
Páginas: 207 (según mi edición)
Capítulos: 25 capítulos.
Goodreads | Amazon            

Para treinta y cinco chicas, La Selección es una oportunidad que sólo se presenta una vez en la vida. La oportunidad de escapar de la vida que les ha tocado por nacer en una determinada familia. La oportunidad de que las trasladen a un mundo de trajes preciosos y joyas que no tienen precio. La oportunidad de vivir en un palacio y de competir por el corazón del guapísimo príncipe Maxon.
Sin embargo, para America Singer, ser seleccionada es una pesadilla porque significa alejarse de su amor secreto, Aspen, quien pertenece a una casta inferior a la de ella; y también abandonar su hogar para pelear por una corona que no desea y vivir en un palacio que está bajo la constante amenaza de ataques violentos por parte de los rebeldes.


¡Y aquí me tienen de nuevo, señores! Vaya, tres reseñas de un tiro. Sí, que dos son cortas así que trataré de no alargarme en esta para ir a la par. De por sí, las tres reseñas les han dado unos buenos minutos de lectura.
América Singer es una ciudadana de Illéa. Enamorada de Aspen, cuando éste decide acabar la relación pues no quiere que ella viva en el mismo estilo de vida de él –es un seis, y ella una cinco–, América opta por aceptar ir a La Selección en el momento en que su nombre aparece como una de las 35 seleccionadas. Allí, competirá con las demás jóvenes por el amor del príncipe Maxon. América no tiene interés en la competición, lo considera superficial y solo está ahí debido a su familia y para huir de Aspen. Pero cuánto más conoce al príncipe, más se da cuenta de que tal vez participar en La Selección no resulte tan malo como parezca. ¿O tal vez sí?

Cuando acabé de leer el corto sobre la reina Amberly, estaba sumamente preocupada de que América no me gustara. Incluso cuando leí algo de ella en el corto de Maxon. Pero me alegró mucho ver que mis miedos eran infundados, pues disfruté gratamente de la lectura.

América es una joven aguerrida, valiente, y muy honesta. Son aspectos que de inmediato me gustaron. Aparte que no le gusta andar por las ramas, me agrado mucho ver que ante un problema, ella decida hablarlo para buscar una solución. Por ejemplo, cuando en una cita con Maxon, él estaba acercándose a ella, América de inmediato le da un golpe en las bolas. Cuando éste se queja, ella le explica que un guardia idiota le metió ideas de que Maxon podría pedir “favores especiales” a las seleccionadas. Gente, asegúrense de buscar un personal adecuado para estas cosas.

Como dije en el corto de Maxon, América le sugirió que fueran amigos, que ella sería una aliada para él entre las seleccionadas, y se nos deja ver que ella no pensó de sus sentimientos floreciendo a favor de nuestro querido príncipe. Aquí hago un inciso en que amé ver cómo va fluyendo la relación entre ambos. De una simple amistad, a cariño y luego al posible pero seguro amor. La forma en que Maxon escucha a América, los detalles que tiene con ella, esa conexión entre ellos a causa de un primer y poco común encuentro, esa proximidad tan íntima que hay entre los dos me causaba una sonrisa que ansiaba porque ellos tuvieran más charlas.

Pero no me vi muy bien recompensada al respecto.
Antes de tocar ese punto, hablemos de La Selección como tal y qué es eso de cinco y seis. Illéa está dividida en castas. Hay 8 castas en total, iniciando por los Uno (1), que lo conforman la familia real. A eso le siguen los Doses (2) y Treses (3): famosos y grandes mentes, respectivamente. Luego tenemos a los Cuatros (4) y Cincos (5), empresarios y artistas. Y finalmente los Seises (6) y Sietes (7), trabajadores –tipo secretarias, costureras, vendedores– y trabajadores manuales –como granjeros, limpiadores, jardineros, etc.–. Está una última casta, los Ochos (8) pero están conformados por rebeldes, fugitivos, desamparados, que no son considerados en sí parte de la sociedad, como si fueran los renegados. Las castas influyen en la relación sentimental con otra persona. Si un hombre de una casta mayor, se casa con una mujer de una casta inferior, ella automáticamente forma parte de la casta de su marido (Si María es 7 y se casa con Juan, que es 4, María se vuelve un 4 ahora). Pero eso no aplica en el lado contrario (Si María es 4 y Juan es 7, María pasa a ser un 7. De ahí el peo de Aspen con América). Las castas influyen por igual en el estilo de vida de las personas. Un 4 no puede tener un estilo de vida de 6, ni un 7 puede tener un estilo de vida de 3, a menos que ascienda de casta pero eso es casi imposible.
La Selección escoge a chicas aptas de toda Illéa, independientemente de su casta, aunque a veces puede influir. Por ejemplo, América logró ser aceptada a pesar de ser una 5. Si una chica inferior de los 2/3, es eliminada de La Selección, automáticamente pasa a ser de esas castas (Si María que es 6, es eliminada, como exseleccionada pasa a ser una 2). Automáticamente la chica ganadora de La Selección, al formar parte de la familia real, se vuelve 1.

Me fascinó este sistema de castas. No es algo nuevo, siento que lo he visto en otro lado pero igual me ha gustado como eso encaja tan bien aquí. Pero sí debo decir que me ha decepcionado un poco el aspecto distópico en este libro. Quizá sea porque apenas es el primero, pero aun así siento que, si se pretende hacer un libro “distópico”, los aspectos de una distopía deben verse vistos desde el primer momento y eso no lo vi aquí. No sentí que fuera una distopía con toques de romance, sino una novela juvenil romántica con ligeros toques de distopía. Ni siquiera debería considerarse una distopía como tal por eso.

También quiero destacar el hecho de que este libro, aunque me encantó mucho, se sintió muy superficial. Me recordó mucho a los concursos de Miss Universo, pues incluso eché mucho en falta el aspecto romántico. Todo se derivaba a los vestidos, chismorreos, quién es mejor y quién no, aún con el punto de vista de América. Yo espero que, dado que a la final acabamos con seis finalistas, y que, ¡sorpresa!, Aspen ha vuelto a entrar en escena, veamos un poco más el lado romántico que tanto me hacía falta.

Y antes de acabar, voy a tocar rápidamente mi opinión respecto a la relación Maxon-América-Aspen.
Soy una persona que aprecia mucho la lealtad y el amor verdadero, pienso igual que América respecto a que, si amas mucho a una persona, lucharías contra todo para estar a su lado. Cuando Aspen terminó con ella, por unas razones muy estúpidas, me desencanté de él. Así que, con cada pequeño acercamiento de Maxon, obviamente elegí mi bando. Ahora que Aspen, milagrosamente, acabó formando parte de la guardia real y además haciendo turnos en el castillo, cerca de América, lo sentí algo apresurado. No me molesta en lo absoluto que suceda, pero sí me causa conflicto que sea tan pronto. Si fuera en el segundo libro, no lo habría tomado tan… mal. Pero, bueno, como dije, ahora tendremos la sazón que estaba esperando. Me molesta un poco que América se tarde un poco en decidir qué siente realmente por Maxon, y a la vez la entiendo. A la final ella le dijo a Aspen que ahora formaba parte de La Selección y él dejó en claro que lucharía por ella.
Me gusta ver el infierno arder y estoy ansiosa por leerlo en el próximo libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario