lunes, 14 de enero de 2019

# libro # reseña

Reseña: Tortured


Título: Tortured
Autor: Nicole Williams
Formato: Kindle Edition
Páginas: 246 (según mi edición)
Capítulos: 21 capítulos.
Goodreads | Amazon            

Cuando él se marchó en despliegue militar durante doce meses, sintió que pasaría una eternidad hasta que pudiesen verse de nuevo.
No supo cuánta razón tenía.
Cuando el cabo primero Brecken Connolly es capturado como prisionero de guerra, Camryn espera lo mejor, pero se arma de valor para lo peor. Al final, fue lo que necesitó para sobrevivir cuando él no lo hizo. Se mueve de la única forma en que sabe, armándose de más valor.
Años pasan.
Construye una nueva vida.
Deja la antigua atrás.
Hasta que un día, el rostro de un fantasma aparece en las noticias. Brecken parece haberse levantado de entre los muertos, pero sabe que no puede hacer el mismo milagro para ella. Mientras que Brecken fue torturado en una prisión por los últimos seis años, ella ha estado atrapada en su propio tipo de cárcel. Una de la que no puede ser salvada.
El hombre al que lloró regresa para unirse a los vivos, pero la chica con la que quería pasar su vida no es la misma mujer que encuentra. Brecken tampoco es la misma persona. Los últimos años los han cambiado a ambos. Mientras que él está determinado a unir las piezas, ella está dispuesta a dejar que las suyas se deterioren a medida que se desmoronan.
Rota o no, Brecken la quiere de regreso. Hará cualquier cosa lograrlo. Incluso si eso significa enfrentar al alcaide de la prisión personal de Camryn… su esposo.



Hace unas semanas, me dieron ganas de leer algo con militares. Muy pocos libros, por no decir ninguno que yo recuerde, tuvo un protagonista militar o que formara parte de alguna milicia. Así que empecé a buscar recomendaciones y me topé con este. Me interesó la parte en la que la chica creía que su interés amoroso murió durante la guerra y de pronto volvía de entre los muertos.

Esperaba mucho de él.

Camryn y Brecken son una pareja de jóvenes de casi dieciocho años. Camryn estaba por graduarse de la secundaria, y Brecken estaba a punto de partir por un año a Medio Oriente debido a que era parte de los marines. Prometió a Camryn volver, para casarse, comprar una casa en la playa y juntos mantenerse lejos del abusivo padre de ella. Pero ninguno contó con que el enemigo atrapara el pelotón que Brecken lideraba y lo asesinara a nivel mundial, destrozando el corazón de Camryn. Pasaron seis años desde entonces. Camryn, ahora madre de un niño de 5 años y medio, casada con el mejor amigo de Brecken, Crew, ahora detective de la policía, tiene que lidiar con el regreso de Brecken pues no fue a él a quien mataron, sino a otro tipo que vistieron con sus ropajes.
¿Cómo tomará Brecken el hecho de que el amor de su vida está casada, con una familia?
¿Cómo actuará Camryn ahora que la persona que más amaba, aquella que le prometió volver, está ahí pero no puede tenerla?
Y más importante aún, ¿qué consecuencias traerá que su amor irrompible no pasará desapercibido para Crew, el actual esposo de Camryn?


Pronto pondré un anuncio en el blog diciendo que todas mis reseñas tendrán spoiler, pero mientras tanto, sépanlo.


Voy a admitir algo: este es el segundo libro que leo que toca el tema del abuso doméstico. No solo por parte del padre de Camryn –que ni aparece y solo es mencionado un par de veces en tres capítulos– sino por parte de Crew hacia ella. Y no es que me moleste eso, sino que, debería ser más visto pues es algo que pasa en la realidad, y algo que debería resonar con fuerza, sembrar consciencia en la sociedad parar darle un paro. Porque muchas mujeres, y sí, hombres también, sufren del abuso físico, mental y emocional de su pareja sin que nadie los detenta hasta que sea demasiado tarde.

Pero volviendo a la historia. Trataré de enfocarme más en mis impresiones y no en la trama en sí, para darles algo de crédito a los que no lo han leído.

Comenzaré diciendo que me choqueó el hecho de que en el prólogo vemos cuando Camryn y Brecken se despiden bajo la promesa de verse pronto, y en el primer capítulo ya se nos cuenta que él “muere”. Siento que sucedió un poco rápido para mi gusto, y más porque al segundo capítulo ya él… simplemente regresó. O sea, se fue, murió y revivió en solo tres capítulos. En solo tres capítulos se nos pasaron seis años a los protagonistas. Y entonces, poco a poco, la autora nos va dando vestigios de lo que sufre Camryn en su hogar, y como lo que tanto quiso ocultar, hasta que simplemente estalla en nuestros ojos.

Pensamos por un momento, ¿por qué ella sigue con ese tipo? Y cuando nos enteramos de las razones, entendemos. Comprendemos. Es una mujer que, si estuviera sola, huiría, pero tiene un niño pequeño del cual se le sería arrebatado si se va. Si pelea. Si hace algo para obtener la libertad y la paz que merece. Y es ahí donde entra Brecken, tratando de devolverle un poco de esa libertad y paz cuando suceden las desgracias.

Diré que en un 40 % de la lectura, me mantuvo indiferente. En más, estaba tan tentada a dejarlo, pero algo –tal vez el hecho de que no podía seguir dejando mis lecturas así como así– me hizo continuar. Y no puedo evitar sentirme agradecida por ello. Porque sí, la lectura comenzó floja, me resultaba indiferente, me costaba sentirme conectada con la pareja protagonista, con la protagonista, pero me acabó gustando e incluso causando lágrimas en cierto punto final cuando la angustia y un dolor que no sabía tenía fueron más que todo.

Mis ojos se inundaron cuando comprendí que me había devuelto las alas. Un hombre las cortó, éste las había reparado.

Estuvimos todo el tiempo bajo el punto de vista de Camryn. Y no sé si fue que lo pasé por alto, pero físicamente no logro visualizarla bien. Sé que tiene el cabello castaño, y yo asimilo que también los ojos igual, pero más allá de eso, no sé si estoy bien o mal. Además que, en muchas ocasiones, debido a ella, mis emociones subían y bajaban: algunas veces me daba lástima, otras veces me daba igual lo que le ocurriese.

Mi único punto de interés radicaba en Brecken. Lo cual es irónico porque solo lo veíamos a partir de los ojos de Camryn y jamás supimos qué pasaba realmente por su cabeza, o lo que hacía cuando no estaba con ella a pesar de que se nos decía por encima. Pero aun así, aunque fuese como un dibujo en 2D, me gustó él.  Me gustó como seguía preocupado por Camryn, como la ayudaba con su hijo Keelan, como estaba ahí para ella y como incluso le enseñó autodefensa para protegerse de Crew.

Ni me importa que te hayas casado con él ni que tengas su apellido. Eres mía. Para amar. Para honrar. Y para malditamente proteger.

En pocas palabras, destacaré lo negativo que me hizo bajarle casi 2 estrellas de 5 al a historia.
1. La falta de conexión que sentí con los personajes y la historia en gran parte del libro. No sé qué ocurrió que, aunque me causó dolor, y sí, me encantó, me tomó mucho adentrarme en la trama. Por dios, hasta leía algunos párrafos por encima porque simplemente hubo partes que no me interesaban.
2. Que no estuviera contado desde la perspectiva de Brecken también. Yo siento que si hubiéramos visto la historia también desde su punto de vista, si hubiéramos visto cuán dañado estaba él y no solo tratar de imaginarlo por lo que nos contaba Camryn, hubiera dado un poco más de profundidad a su historia y cómo en parte afectaba la relación con Camryn y todo alrededor.

Pero, haciendo a un lado todo eso, debo aplaudirle, porque yo nunca me esperé llorar con este libro, menos con el comienzo que tuvo para mí –repito, estuve a nada de dejarlo. Entonces la autora sacaba escenas, frases, momentos que tomaron mi corazón repentinamente y lo estrujaron sin que yo lo esperase, y me tomó por sorpresa.
Se alejó más de la ventana, más cerca de mí.
—¿Qué quieres decir?
Mis ojos se cerraron para poder concentrarme.
—Quiero que seas feliz. Quiero que vivas tu vida y compenses el tiempo perdido. —Mi aliento estaba retumbando en mis oídos, el latido de mi corazón sonando muy lejos—. No quiero que pases la próxima década y media esperando a una chica dañada que solo va a estar más rota cuando llegue a ti.
Brecken dejó escapar un fuerte bufido.
—Soy feliz. Estoy viviendo mi vida y compensando el tiempo perdido. Voy a pasar la próxima década y media esperando a la mujer que amo, sin importar en qué condición venga a mí. —Mis ojos se abrieron para verlo apuñalar su dedo en el espacio entre nosotros—. Me voy a quedar aquí.
—Vivirás al lado de la mujer que amas y del hombre con el que se casó. Por años y años. No pases por ese tipo de tortura, no de nuevo.

Torturados estuvimos todos.
Camryn tuvo su tortura mientras lidiaba con su padre y luego con su marido. Brecken tuvo su tortura mientras trataba de sobrevivir en una tierra hostil, en manos de enemigos que no dudarían en matarlo, y luego en ver sufrir a la mujer que amaba. Yo tuve mi tortura lidiando con el comienzo aburrido de este libro y luego en leer lo que soportaban estos personajes, lo que la autora les hacía sin que yo pudiera hacer nada por ellos. Mi único plus, mi único respiro, fue Keenan, un niño tan adorable e inteligente que me provocaba apapuchar.

En resumen, Tortured es un libro que no es para todos, y que requiere de un poco de paciencia pues, pondrá a prueba tu tolerancia pero una vez pases de ello, será capaz de destrozarte el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario