• viernes, 27 de julio de 2018



    ¿POR QUÉ NO LEO LITERATURA ERÓTICA?

    Me he estaba diciendo…
    Ok. Tengo como dos meses o más sin poder terminar un libro. Tengo como dos jueves de TTT atrasados. Estoy harta de la universidad y quiero vacaciones. Tengo un bloqueo HORRIBLE del tamaño del Everest. ¿Qué post puedo hacer? Sin mencionar que mis metas del año se han ido a la mierda… ¡Ah, sí! Literatura erótica.
    Pues bueno, aquí me tienen.

    Si algo notarán en la mayoría de mis reseñas es que casi todos los libros reseñados abarcan géneros como fantasía y juvenil (YA, en muchos casos) y la lista de libros que podrían contener escenas de sexo son minoría. Pero en lo que se refiere a libros categorizados como “erótica” no encontrarán. Y dudo mucho que pase también, solo en contadas excepciones y porque me interesaría la trama más allá de las escenas sexuales.

    Yo siempre me he considerado una feminista rara, pues estoy a favor de muchas cosas pero no de otras. En algún punto diré cuáles y por qué en algún post sobre opiniones radicales. Pero si algo no me gusta es la literatura erótica.

    Lo aborrezco. Me causa pena ajena, vergüenza, aburrimiento. UGH, así en mayúscula. En especial si tiene BDSM, como la mayoría desde que salió el boom de Cincuenta Sombras de Grey. Yo he leído escenas de sexo, muchas y en diferentes circunstancias; libros, fanfics, revistas, etc., y he escrito en mis proyectos. Incluso mi primer libro serio fue una novela romántica con explícitas escenas de sexo (para ser específicos, Dónde empiezan los Sueños, de Lisa Kleypas). Yo puedo preocuparme por los personajes, regañarlos, morir de ternura y todo, pero a la hora de leer una escena de sexo, me causa TAL… hastío. Iba a decir repulsión pero no, no me repugna sino que me obstina.
    Yo no me considero una persona prejuiciosa en muchos sentidos, pero si hay algo que me fastidia un poco es todo el asunto del tabú al sexo. Me explico. Desde hace siglos se ha venido luchando con normalizar el sexo, en dejar atrás el miedo y permitir a las personas, en especial mujeres pues el tema iba más para nosotras, disfrutar de su sexualidad y todo. Pero se ha explotado TANTÍSIMO tal asunto que ahora, a mi opinión, más allá de ser un tema para aceptar y respetar, lo llevan más allá del extremo de lo pervertido y lo guarro. De lo asqueroso. Véanlo de este modo: para mí, el sexo debería verse como algo normal, banal, pero con limitaciones. Porque entonces... desde que se normalizó, se ha visto desatado un… libertinaje. Un vicio. Ahora el sexo vende. ¡VENDE! A mis conocimientos, cuando el sexo era considerado tabú, tú no veías música o vídeos o libros o algún producto con insinuaciones sexuales por la calle; ahora sí. Y claro, la diferencia está que esa época las personas se escandalizaban y ahora no, pero ¿por qué no se puede volver a esa época, donde el sexo no era mencionado tan a la ligera pero con la confianza de ahora que no escandalice a alguien?

    ¿Y a qué voy con todo esto? Que la literatura erótica me tiene hastiada porque ¡toda nuestra sociedad se ha visto rodeada de un exceso de libertinaje! Yo no tengo ningún problema con que fulanitos tenga sexo, con que mis amigas y yo hablemos en algún momento de eso, digo, me parece bien, es algo humano, pero me harta que lo pongan en todos lados. Y no leo literatura erótica porque tampoco tengo la necesidad pues me lo ponen hasta en los libros de YA y NA, en libros donde una escena descriptiva de sexo está sobrando, en libros donde solo colocan escenas sexuales para vender. Tampoco leo literatura erótica porque estoy tan atestada de ver sexo o connotaciones sexuales en la sociedad que las escenas sexuales no me causan nada más que aburrimiento y termino pasando las páginas sin el más mínimo interés. Entonces, si hago eso, ¿para qué voy a querer leer un libro erótico si voy a pasarme un 70 % del libro pasando páginas tras página sin leer?
    Y aparte que solo con dos escritoras he disfrutado sus escenas sexuales entre muchísimas que he leído y soportado (Alessandra Hazard, Orseth, va para ustedes, ¡las amo!): disfrutado en sentido de que no me aburren. Pero no, yo jamás, JAMÁS, he llegado a excitarme con una escena sexual. ¡No puedo entender cómo hay personas que sí lo han hecho! Así que esa expresión de leyendo tal libro he mojado mis bragas o algo así, no aplica conmigo.

    En fin. He sentido liberación al contar esto. Puede que haya personas que no estén de acuerdo conmigo y se me vengan encima (háganlo, me gusta buscar camorra) y otros que no (son unos ángeles y los amo). Así que tienen la cajita de comentarios para colocar lo que sea. Igual ya tengo mi boleto al infierno.

    ¡Saludos!

    Leave a Reply

    Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

  • - Copyright © Libropacat - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -