martes, 1 de mayo de 2018

Reseña: Miss Mayhem (Rebel Belle #2)


Título original: Miss Mayhem (Rebel Belle #2)
Autor: Rachel Hawkins
Formato: Kindle Edition
Pages: 264 (según mi edición)
Nro de Capítulos: 36 capítulos

La vida casi ha vuelto a la normalidad para Harper Price. Los Éforos han permanecido en silencio después de su ataque mortal en el Cotillón meses atrás, y su mejor amiga, Bee, ha regresado después de una misteriosa desaparición. Ahora Harper puede concentrarse en las cosas importantes de la vida: la escuela, besuquearse con David (su némesis inesperadamente convertido en novio) e incluso competir en el certamen de Miss Pine Grove.
Por desgracia, las actividades sobrenaturales nunca terminan. Los Éforos han decidido que prefieren entrenar a David en lugar de matarlo. La trampa: Harper tiene ir en el largo viaje, pero no podrá seguir siendo la Paladín de David si no se somete a una antigua prueba que podría matarla… o hacerla más poderosa que nunca



Cuando inicié esta trilogía, no esperaba que se volviera especial para mí. Sobra decir que este segundo libro comenzó un poco extraño, digamos hasta flojo pero no me arrepiento de haberle dado esa oportunidad. Y aunque no lloré exteriormente, sentí un dolor profundo al acabarlo que en verdad quería llorar para desahogarme. 

En el libro anterior quedamos en donde Harper Jane, ahora Paladín, había perdido a su amiga Bee en el cotillón de la escuela, su exnovio tomó el papel de mago ahora que su mentora Saylor murió y le traspasó sus poderes, y su archienemigo de la escuela, David Stark, se volvió el Oráculo que ella debe proteger y su novio además. Ahora, un hombre llamado Alexander apareció, tomando el papel de Éforo, indicándole a Harper que debe hacer un pleirasmo para ser una paladín completa, al mismo tiempo que le devuelve a Bee, hecha paladín también. Sin embargo las cosas con David no están funcionando bien por sus poderes de Oráculo, hasta el punto que terminan. Aun así, si Harper no completa el pleirasmo, podría morir. ¿Logrará hacerlo?

Creo que lo que más me dolió en este libro fueron tres cosas:

1. Harper y David ya no son novios. Ellos tenían una relación tan hermosa que, cuando terminaron, en medio de una carretera además, me sentí tan dolida (y un poco incómoda, si debo ser sincera) como si se tratara de mi propia relación (cosa que nunca he tenido pero debe ser igual de horrible). Por un lado entiendo que ser novio/novia y Oráculo/Paladín no debe ser tan fácil, en especial con la continua amenaza de que David llegará a un punto en que dejará de ser el chico que Harper conoce para convertirse en el Oráculo que debe ser. Son sentimientos encontrados muy fuertes.

2. Bee y Ryan llegan a tener una relación. Esto es algo que no me quedó claro al final, pero que en dado caso sí sea oficial, pues… que mal. Es decir. Bee es la mejor amiga de Harper, Ryan es el exnovio de Harper. Creo que a pesar de cómo acabó la relación entre Harper y Ryan, que tu mejor amiga y ex se enrollen es algo de muy… muy mal gusto. Porque está bien, tú no tienes nada con ese sujeto y ya no puedes reclamar algo, pero ver a tu mejor amiga compartiendo fluidos con la persona con la que tú habías hecho lo mismo…
Ugh.
Yo soy malditamente leal en las amistades, y espero lo mismo a cambio. Jamás podría enrollarme con un ex de una amiga, por muy guapo que sea, porque es algo que es intocable, sin importar los sentimientos que tu amiga haya tenido hacia ese sujeto (sea si fue una cita de una noche, o realmente estuvo enamorada de él). Bee en este libro me cayó de la patada, y mucho más con ese hecho.

3. David se va de Pine Grove. Sí, al final del libro el niño escoge huir de todo, dejando a Harper y los demás, incluido el mismo Alexander (que por cierto, es el único éforo que sigue vivo) para que tengan una vida normal, pues al no estar el Oráculo cerca, tanto el Paladín como el mago empiezan a perder su poder hasta convertirse en personas normales. Pero sigue siendo igual una puñalada al corazón porque no se va solamente la persona que debes proteger como paladín, sino la persona que amas con tu vida como chica. Eso fue algo que me causó un terrible dolor.

Muchas cosas suceden en este libro, aún más gracias a las pruebas que Harper debe cumplir por el pleirasmo. La más increíble fue durante una feria en la que ella va a la casa de los espejos, y ahí tiene una visión donde se ve a sí misma matar a David, justo lo que Saylor dijo una vez que tuvo que hacer el paladín con el Oráculo anterior para salvarlo de sí mismo. Es no solo una advertencia para Harper, sino para el mismo lector.

La verdad, no sé exactamente de qué forma irá a terminar esta trilogía, pero sí sospecho de que todos, absolutamente todos, acabarán sin poderes, y todo lo que es el oráculo, los paladines, los magos y éforos dejarán de existir. ¿Pero a costa de qué precio?

Esta segunda entrega vino con sentimientos mezclados, sorpresas inesperadas y la promesa de algo que probablemente me destrozará en el último y próximo libro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me han visitado...

Follow Us @soratemplates