miércoles, 13 de septiembre de 2017

# libro # reseña

Reseña: Just a Bit Confusing (Chicos Heterosexuales #5)



Título original: Just a Bit Confusing
Autor: Alessandra Hazard
Formato: Kindle Edition
Pages: 300 (según mi edición)
Nro de Capítulos: 26 capítulos.

Mejores amigos. Inseparables desde la infancia, uno enamorado del otro, el otro heterosexual y enamorado de una mujer.
Historias como esta no tienen un final feliz; James Grayson lo sabe. Coloca una sonrisa en su rostro, ríe, bromea, y pretende que está bien mientras Ryan besa a su novia frente a él, hasta que ya no puede hacerlo.
Excepto que nada es tan sencillo, y dejarle ir resulta mucho más difícil de lo que uno podría pensar. Algunos lazos son demasiado fuertes para ser rotos, incluso para un hombre heterosexual. Y en ocasiones, el amor y el deseo pueden tener diferentes caras y aristas.
Una historia sobre dos hombres intentando funcionar sin el otro, y fracasando.


Si me hubieran dicho que iba a sufrir tanto con el libro de Ryan y James, me habría reído ya que ni con el libro de Jared y Gabriel se me partió tanto el corazón. ¿Quién lo diría? Yo creía que James iba a ser un reflejo de Tristan por ser el hijo preferido de Arthur Grayson, y resulta que en realidad, Tristan tenía más madera de Grayson que el verdadero primogénito de la ancestral familia –y perdón que lo diga, James.

Pero es la verdad: la relación de Ryan y James tocó mi fibra sensible tanto, que estuve a punto de llorar por ellos. La forma en que la autora relató cada hecho fue tan creíble, y no digo que los demás no lo sean, pero me conmovió tanto que yo deseaba entrar al libro, y hacer todo lo posible para obtener la felicidad de estos muchachos.
Ryan Hardaway
James Grayson
En el libro anterior conocimos a Ryan y James, especialmente al epílogo, escena que se vuelve a ver en esta entrega. Ryan es el hermano menor de Zach, protagonista anterior, y James el medio hermano de Tristan –lo que son las cosas, pues–. Estos dos chicos son mejores amigos desde hace muchos años, y su amor es tan fuerte que simplemente no sirven para estar el uno sin el otro. Es un amor tan de almas gemelas que si no te conmueves, eres fría de corazón (de acuerdo, no, es cuestión de cada quien, pero me siguen la corriente). El caso es que, James, o Jamie, está enamorado de Ryan desde que tenía dieciséis, pero Ryan es declarado hetero (como casi todos los semes/activos en esta serie al inicio). Cuando, por consejo de Tristan (sí, Tristán. TRISTÁN) James decide confesarse a Ryan, la relación de ambos chicos da un rumbo de 180 grados que ninguno, ni siquiera Ryan, habrá previsto.
Este libro lo empezaba a leer, y posponía, empezaba a leer y posponía. Ahora entiendo el por qué esa actitud: ¡SUFRÍ! Desde el primer momento sufría por ellos, un sentimiento desgarrador que iba creciendo poco a poco conforme me introducía en la historia y conocía a estos dos. Y si bien la participación de Tristan y Zach aquí, nuevamente, me alegraba (Tristan, quien nunca dejará de ser un coño’e madre, me animaba con sus comentarios. En verdad que, aunque comparte puesto de pareja favorita con su medio hermano Gabriel y Jared, es mi personaje favorito de toda la serie, casi como un hijo para mí aunque no sea su mami-creadora. Amé ver a Tristan en esta entrega y conocer, u ver, un poco más de su mejor faceta desde que está con Zach), volvía a sentirme triste por la situación de Ryan y James.
Y en verdad sufría. Este tipo de historia, en que uno de los mejores amigos está enamorado del otro, rompe mi corazón, en especial cada vez que Ryan decía que solo veía a James como un hermanito. Creo que pude entrar en la piel de James, comprender sus sentimientos, aunque a veces no compartía sus acciones pues, si bien James actuó de cierta forma en distintas ocasiones, yo hubiera actuado de otra en las mismas. Como por ejemplo, en cierta parte yo me hubiera alejado de Ryan, así eso me matase solo por no seguir sufriendo la tensa situación, contrario a James que se demoró mucho para hacerlo y marcharse a Rusia. Otro ejemplo sería la cuestión del sexo: James, sí, hijo, te aprovechaste de Ryan, no estuvo bien. Eso fue algo que no pude entender, o más bien aceptar, ya que me parecía fuera de lugar y forzado (me explico: James aprovechaba ciertas ocasiones para darle una mamada a Ryan hasta que eso se vio regular para ambos, y lo que derramó el vaso cuando usó a Ryan de consolador anal y tuvieron un sexo… muy raro. Pero bueno).

Sin embargo, la relación de ellos, afectiva en general, fue tan adorable que yo simplemente moría de amor. Era muy lejos a cualquier relación previa que tuvieran los otros personajes, y mucho más íntima, profunda, puesto que nació desde una amistad de varios años. Siempre digo que, las mejores parejas son las que se conocen tanto a sí mismos como al otro y confían en el otro sin importar nada, quienes llevan una relación que no solo es romántica, sino también de amistad. Que no sean solo una pareja, sino mejores amigos. Ryan y James lo son, y el desenlace fue…, aunque muy rápido pues quería ver un poco más de ellos como pareja oficial, fue tierno. Fue hermoso.

Ryan es un chico fuerte, decidido, perseverante, muy parecido a su hermano mayor pero sin esa presión sobre sus hombros de llevar el liderazgo de la familia. James, por otro lado, es un ser tan sensible y apasionado, tan dulce pero firme en sus convicciones. De verdad sentí que ambos encajaban bastante bien con el otro, que se complementan tan perfectamente como un rompecabezas, o como unas almas gemelas.
Lo que debo decir, fuera de la relación de estos chicos, es que estoy muy preocupada por Luke, amigo de James, y siguiente protagonista, pues… Si Just a Bit Confusing me quiso matar, Just a Bit Ruthless acabará conmigo terminantemente. En verdad que tengo miedo por leer ese libro (los que han ido leyendo la serie hasta ahora entenderán por qué).

Las posiciones actuales son las siguientes.




-Zach y Tristan, Jared y Gabriel.
-Ryan y James.
-Christian y Alexander
-Sage y Xavier
-Shawn y Derek.





Veamos que tal me va con los siguientes…



No hay comentarios:

Publicar un comentario