jueves, 15 de junio de 2017

# libro # reseña

Reseña: It Ain't Me, Babe (Hades Hangmen #1)

Título original: It An’t Me, Babe
Autor: Tillie Cole
Formato: Kindle Edition
Pages: 245

Pecar nunca se sintió tan bien...

Un encuentro fortuito.
Un encuentro que nunca debería haber ocurrido.
Hace muchos años, dos niños de mundos completamente diferentes forjan una conexión, una conexión fatídica, un vínculo inquebrantable que cambiaría sus vidas para siempre...
Salomé sólo conoce una manera de vivir, bajo la ley del Profeta David. En la comuna que ella llama hogar, Salomé no sabe nada de la vida más allá de su estricta fe, ni de la vida más allá de la Cerca, la cerca que la enjaula, que la mantiene atrapada en un ciclo sin fin de miseria. Una vida que ella cree que está destinada a llevar siempre, hasta que un hecho atroz la libera.
Huyendo de la seguridad absoluta de todo lo que ella ha conocido, Salomé se ve inmersa en el mundo exterior, un mundo aterrador lleno de incertidumbre y pecado; dentro de los brazos protectores de una persona que creía que nunca volvería a ver.
River “Styx” Nash sabe una cosa seguridad en la vida, que nació y se crió a llevar un chaleco de motorista. Criado en un mundo turbulento de sexo, Harleys, y drogas, Styx, tiene inesperadamente la pesada carga del mando de los Hades Hangmen sobre él, y todo a la edad de veintiséis años, para el deleite de sus rivales.
Perseguido por un trastorno del lenguaje aplastante, Styx aprende rápidamente a hacer frente a sus enemigos. Puños poderosos, una mandíbula de hierro y el uso hábil de su preciada cuchilla alemana le han ganado una temible reputación como un hombre con el que no hay que meterse en el oscuro mundo proscrito de los MC. Una reputación que mantiene con éxito a la mayoría de la gente muy, muy lejos.
Styx tiene una regla en la vida, nunca dejar que nadie se acerque demasiado. Es un plan al que se ha apegado por años, eso es, hasta que se encuentra a una joven mujer lesionada en su grupo... una mujer que parece misteriosamente familiar, una mujer que claramente no pertenece a su mundo, sin embargo, una mujer a la que él se siente renuente a dejar ir...

ATENCIÓN: Como el libro contiene lenguaje vulgar, pues mi reseña contiene lenguaje vulgar. Es lo justo. ¿Capisci? Haters a mamar un *****.
Ah, y puede haber spoilers también.

Comenzaré diciendo que me decepcionó un poco que, luego de haber leído algo tan hermoso como fue A Thousand Boy Kisses de la misma autora, me haya sentido de la patada al leer el primer libro de esta saga de Tillie.
Salomé es una joven de veintitrés años que ha vivido toda su vida en la comuna, que es casi como una especie de secta religiosa súper chafa, extremista, y toda esa mierda por la cual me hace despreciar la religión (que entendí la nota que hace la autora al inicio de la lectura y todo, pero eso no quita que siga menospreciando toda esa paja religiosa que habita en el mundo, en especial una como la comuna con su dichoso profeta David y las malditas atrocidades que cometen allí y denigraciones hacia las mujeres, aún más si estas son tan bellas como para tentar al pecado).
El caso es que…, Mae (que tiene un apodo ridículo además: voltea las vocales, añádele una R y tendrás “Mear”) escapa el día que tiene que casarse (obligada) con el profeta David, ser su ‘séptima esposa y salvar a la comuna del pecado’ *en tono socarrón* y toda esa mierda. Entonces, por azares de la vida, llega a la base del club de los Verdugos, un grupo de moteros que creen en Hades y son comandados por River, comúnmente llamado “Styx”, Nash.
Resulta y acontece que Styx y Mae se conocieron cuando eran unos críos y terminaron encandilados el uno al otro, a tal punto que fue amor a primera vista por toda la vida. Así que cuando descubren que son el niño/la niña que conocieron en su infancia, aparte del impactante deseo sexual que estaba latente entre ellos (que incluso se podía palpar *rolling eyes*) se enamoraron enseguida.

Primero que nada…, cabe resaltar que para haber estado durante 23 putos años encerrada y aislada del mundo exterior, para haberse adaptado, desenvuelto y liberado en casi menos de dos meses, Mae es bastante rápida. Sin mencionar además, que habiendo siendo violada innumerables veces, que sienta tal deseo de ser tomada por Styx y toda la cosa, no me convenció. Es decir, pana, yo estando en lugar de ella, lo mínimo que quisiera era ser tocada por otro hombre –sea un puto adonis que no tiene culpa de que otros de su mismo género sean unos depravados, enfermos sexuales– en un buen, buen tiempo. Sin duda alguna, Mae me pareció estúpida, zorra en todo sentido de la palabra… e imbécil. Y aún más porque, dejando a un lado lo que sucedió con Rider (un integrante del club de los Verdugos), el desplante que le hizo no se lo perdono. Independientemente que Rider demostró ser un maldito cabrón, en caso de que no lo hubiera hecho, las acciones y decisiones que tomó… ¡Es que de solo pensarlo me cabrea!
Los ojos se me encharcaron y el corazón se me partió. Iba a echar de menos a mi amigo, pero él mismo me había dicho que no podía vivir conmigo y con Styx, no lo haría. Y no iba a dejar a Styx. Por muy duro que fuera, Rider necesitaba espacio y Styx me necesitaba a mí. 
Recé a Dios para que Rider encontrase su camino.


El jodido de Styx la hizo a un lado, ¡ELLOS NO SE CONOCÍAN EN SÍ! Styx no tenía gran puta idea de ella, y viceversa; en el tiempo que pasó con Rider intimaron emocionalmente, se hicieron cercanos, ella comenzó a confiar en él e incluso había química entre ellos a nivel emocional, compartían gustos e ideologías. Pero cuando de pronto llega Styx, en un ataque bipolar de “no quiero que estés con él, sino conmigo, eres mía”, queriendo separarla de Rider, ella de buenas a primeras desplanta a Rider, SU AMIGO, ¿por Styx? ¿Es en serio? No me creí, ni por un jodido momento, la relación de Styx y Mae, solo estaban ahí porque la autora quería que estuvieran juntos “porque son los jodidos protagonistas y me sacude los ovarios que sea así”.

Styx. La puta que lo parió. Literal.
He estado haciendo memoria (y últimamente es un poco pésima) y el personaje masculino PROTAGONISTA que detesté antes que él fue Leonide, de Only Pretend.
Styx. Cabrón. Más allá del 70 % quería darle una patada en los huevos, duro. DURO. Me gustan los posesivos, pero al punto en que llega Styx me desespera y más cuando se llegan a comportar –tan patán– al punto en que llegó él en la escena cumbre entre Rider, Mae y él. En ese instante lo odié. El poco encanto que tenía para mí (su tartamudez, su preocupación hacia Mae, inclusive esa celosía cuando estaba con Rider) se esfumó como una voluta de aire. No lo soporté, hasta me alegré en el momento en que desapareció cuando fue a perseguir a los nazis que lo dejaron medio muerto.

Rider me sorprendió, quizás un poco. Cuando sospechaban de alguien, sí pensé en Rider, pero me dejé llevar y pensé que era el nuevo, el tal Pit, quien era el soplón. Lo que no me esperaba era que fuera parte de la comuna de Mae, menos que fuera sobrino del mismísimo profeta. Entiendo que la traición de Rider estuvo mal, pésima, horrible, desgarradora, pero eso no quita que a pesar de todo, dejara de gustarme. Las acciones de Rider estuvieron terribles, y más cuando quería, e hizo, devolver a Mae a la comuna.
Lo único que me mantuvo leyendo el jodido libro y no mandarlo a la mierda fue el momento en que la maldita comuna se llevara a Mae (que afortunadamente sucedió y por fin añadió acción a la vaina) y Rider. Pero en verdad, en verdad, detesté el libro y me decepcionó. Añado incluso que me aburrió con sus jodidas escenas de sexo que me tenían ya histérica, queriendo pasarlas rápido. Esto sirvió para darme cuenta de que me cagan los libros eróticos o con escenas de sexo.

1 estrella: la narración. Amo como narra Tillie.
1 estrella: la investigación sobre las sectas religiosas, los moteros, y toda esa paja.
0.5 estrella: Rider, y el trío psicópata (AK, Llama y Vikingo).

Voy a continuar la saga pero solo porque quiero leer el libro de Llama, o Flame. El de Rider y algún otro Verdugo que llegue a agradarme lo suficiente como para despertar mi interés por su historia. En verdad espero que, aparte de Rider, algunos de los Verdugos se vuelva mi nuevo amor literario o esta saga será decepcionante. (Rider no es oficial, está en cuerda floja).



No hay comentarios:

Publicar un comentario