Reseña: Prince's Gambit (Captive Prince #2)

miércoles, 8 de marzo de 2017

Título original: Prince's Gambit
Autor: C.S Pacat
Formato: Kindle Edition
Pages: 263
Nro de Capítulos: 21 capítulos.



"Este era el más poderoso de los señores de Vere desplegando sus estandartes para la guerra"

Con su país al borde de la guerra, Damen y su nuevo amo el Príncipe Laurent deben intercambiar las intrigas del palacio por la fuerza arrolladora del campo de batalla a medida que viajan a la frontera para evitar un complot mortal. 

Obligado a ocultar su identidad, Damen se siente atraído por el peligroso, carismático Laurent. Pero a medida que la confianza en ciernes entre los dos hombres se profundiza, la verdad de los secretos de ambos, de sus pasados, permanece suspendida para surgir con un culminante golpe mortal...





En el primer libro quedamos en la partida de Damen con Laurent a una guerra en las fronteras de Vere contra el Regente, tío de Laurent. Pero claro, aunque este hombre le quitó casi todo a Laurent, no le iba a dejar buenos hombres con los cuales pudiera combatir.
Y es esa la principal trama del libro.


Acompañamos a Damen en esta travesía de perfeccionar los hombres que Laurent posee a su disposición para la batalla, hombres que se dividen entre los que siguen al Príncipe y los que siguen al Regente; las lealtades y diferencias hacen de la tropa un total desastre que les llevaría a la derrota si tanto Laurent como Damen no logran algo a tiempo. Y aún más, con un hombre como Govart –con total lealtad al Regente y desprecio a Laurent– al mando de la capitanía de la tropa.

...una especie de instinto de autoconservación al parecer había impedido a Damen moverse hacia dentro durante la noche, lanzar su brazo sobre el torso de Laurent y juntarles para hacer que la pequeña tienda de campaña pareciera más grande de lo que era.

Esta vez, vemos más cercanía y "compañerismo" entre Laurent y Damen. Éste último busca a toda costa el triunfo del verenciano y de la tropa misma; lo que desemboca en un desarrollo de sentimientos dentro de Damen. Podemos ver cómo poco a poco ve más allá de Laurent y empieza a conocer cada gesto que expresa. Es... maravilloso. Cada momento íntimo que comparten los va acercando más entre sí, pero también indica lo fuerte que será el instante en que Laurent descubra la verdad respecto a Damen, porque sí, y hasta demostrarse lo contrario –porque con Laurent pocas cosas son seguras–, no tiene idea de que Damen es el verdadero príncipe heredero de Akielos y la persona que asesinó a su hermano mayor.

Los que son fríos exteriormente son los más calientes una vez que consigues entrar.

Es todo un total juego de estrategias políticas y militares. El Regente poco a poco va dando pasos, como lo dice Damen, bajo su propio tablero y sus propias reglas. El tercer libro tendremos que ver cómo Laurent lo vuelca a su favor y el mando pase a él. Cada traición y cada movimiento es tan cuidadosamente... semi-predecible. Si bien que debo admitir no esperaba lo sucedido con Kastor según palabras de Laurent –y vaya que le creo–.


Para conseguir lo que quieres, tienes que saber exactamente la cantidad que estás dispuesto a ceder.
Nunca había deseado algo tan desesperadamente y lo mantuvo en sus manos sabiendo que mañana habría desaparecido, cambiando por los altos acantilados de Ios, y el futuro incierto de la frontera, la posibilidad de plantarse delante de su hermano, para pedirle todas las respuestas que ya no parecían tan importantes. Un reino, o esto.


Pero ahora Laurent. Este personaje, como bien he dicho antes, es uno de mis favoritos, tan solo por debajo de Voldemort y Travis. Aquí por fin, ¡por fin!, vemos un poco más de humanidad y sensibilidad más allá de la dura coraza que siempre deja ver. La forma en cómo actúa en pequeños momentos en los que está solo con Damen son tan preciosos que solo quería sacarlo del libro y abrazarlo. Solo espero que algunos logren entender esta locura. Y lo que más amo es que no es enteramente perfecto: se le ve cometer imprudencias, errores, como cualquier humano. Por más que se vea ser perfecto, no lo es, y es algo más que me encanta.

Sus ojos volvieron cálida y posesivamente a su objeto: Laurent se parecía a cualquier joven hombre que ha sido presionado contra una muralla y ha sido besado. La ligera perturbación del pelo en la nuca de Laurent era maravillosa. Su mano había estado allí.

Las escenas hot: O-M-G. Voy a decir algo y es que la autora es específica en ciertos momentos pero cuando debe hacerlo no lo hace. No me malinterpreten: me encantó poder leer al fin el encuentro sexual entre ambos personajes principales. Pero, por la forma en que vi a la autora describir, esperaba algo más explícito sin llegar a lo vulgar. Sin embargo, fue un tanto poético –y cómico, y hermoso– en un sentido algo desgarrador –los que hayan leído este tomo entenderán– leerlo y saber por fin que Laurent no era tan experimentado como decía ser. Ya comprenden lo cómico.


Damen conocía su cuerpo ahora. Conocía la sorpresa que la gentil atención podía sacar de él. Conocía su perezosa y peligrosa confianza, sus vacilaciones... sus dulces, tiernas vacilaciones. Conocía la forma en que hacía el amor, una combinación de conocimiento explícito y reticencias casi tímidas.
Agitándose soñoliento, Laurent se movió una fracción más cerca e hizo un irreflexivo suave sonido de placer que Damen iba a recordar por el resto de su vida.


Y como sabrán, lo que me mató fue ESE FINAL. ¡Oh por todo lo bueno! No sé qué fue más: si el primer beso, o el final. Pero ambos me dejaron en un K.O fulminante.


Y cuando Damen miró, el ejército estaba cayendo de rodillas, hasta que el patio era un mar de cabezas inclinadas, y el silencio sustituyó al murmullo de las voces, pronunciando las palabras una y otra vez.
-Él vive. El hijo del Rey vive. Damianos.





0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Libropacat © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions