viernes, 16 de diciembre de 2016

# libro # reseña

Reseña: El Imperio Final (Nacidos de la Bruma #1)

Título original: El Imperio Final (Saga Nacido de la Bruma #1)
Autor: Brandon Sanderson
Formato: Kindle Edition
Pages: 573
Nro de Capítulos: 38 capítulos

Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes e inmortalidad.
Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia». Pero los nobles, con frecuencia, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: Los «brumosos» (mistings) tienen sólo uno de esos poderes, pero son los «nacidos de la bruma» (mistborns) los capaces de dominarlos todos.
Ahora, Kelsier, el «superviviente», el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte... Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.


Recuerdo haber oído hablar de este libro, de esta saga, en este vídeo de Lucía Lorena en su canal de Youtube. De ahí, lo veía en varios lugares y me dije: « ¿Por qué no? Siempre es bueno probar algo nuevo. Veamos que tal». Una amiga siempre me escoge los libros, y al azar me escogió este hace unas semanas.
No sé si agradecerle o no.



«El Imperio Final» comienza en Luthadel, mil años después de que el Lord Legislador ascendiera al poder, un hombre considerado Dios, poderoso e inmortal, temido y respetado, odiado. En este reino, el ministerio es dirigido por los Obligadores, seguidos por los Inquisidores, todo bajo las leyes que apruebe el Lord Legislador. En este reino, siguiendo la pirámide, continúan la nobleza, la aristocracia que se divide en las Grandes Casas y los lores de baja estima, siendo ellos la economía en Luthadel. Finalmente tenemos los Skaa, los pobres, esclavos de los nobles. Sin embargo, en este mundo tenemos la alomancia como “magia” principal. La alomancia es el arte de manipular los metales al ‘quemarlos’ dentro de nuestro propio cuerpo. Los brumosos (capaces de dominar un solo metal) son aquellos que Skaa que nacieron del mestizaje entre un skaa y un alomántico de alto rango (normalmente, un Obligador o noble) pero existen ciertos ADN que otorgan a un Skaa el poder de un Nacido de la Bruma, la capacidad de dominar cualquier metal existente.

Kelsier es uno de estos últimos. Siendo uno de los líderes de bandas de ladrones más famosos de Luthadel, en uno de sus robos junto a su esposa Mare fueron atrapados y llevados a los Pozos de Hathsin donde, a la muerte de Mare, Kelsier descubrió su habilidad como Nacido de la Bruma, escapando del lugar. Siendo fugitivo, recluta un grupo de ladrones para organizar una rebelión contra el Lord Legislador y la dictadura que hay en el país. Un día, se entera de la existencia de Vin, una ladrona skaa quien llama su atención. Con razón, pues Vin resulta ser como él, una Nacida de la Bruma con mucho talento. Junto a su grupo, entrenan a Vin en el arte de la alomancia para infiltrarla luego en la nobleza y así ir derrocando la nobleza y, posteriormente, el ministerio y al Lord Legislador.

Bueno, es como que un resumen de lo que se relata en el primer libro. Brandon Sanderson creó un sistema de magia, o habilidad, increíble. En la alomancia, hay (al principio) 8 metales básicos, entre los cuales cada par equivale a un metal de tire y un metal de empuje (o sea, como el ying y el yang: opuestos complementarios). También se dividen a su vez en 4 metales externos y 4 metales internos.


Hierro (Externo. Tirar.) – Acero (Externo. Empujar.)
Peltre (Interno. Tirar.) – Estaño (Interno. Empujar.)
Zinc (Externo. Tirar.) – Latón (Externo. Empujar.)
Bronce (Interno. Tirar.) – Cobre (Interno. Empujar.)

Y cada brumoso tiene un nombre, de acuerdo a la habilidad que manipula (Esto no sucede con los Nacidos de la Bruma)

Hierro= Atraedor (porque tiene la habilidad de atraer, o tirar, de los metales cercanos).
Peltre= Violento/Brazo de Peltre (amplia las habilidades físicas del cuerpo).
Zinc= Aplacador (puede aplacar, o tranquilizar, las emociones).
Acero= Lanzamonedas (empujar, o lanza, los metales cercanos).
Estaño= Ojo de Estaño (amplia los sentidos).
Latón= Encendedor (enciende las emociones).
Bronce= Buscador (descubre la alomancia).
Cobre= Ahumador (oculta los pulsos alománticos, o sea, oculta la alomancia cuando está en uso).

Antes dije que los alománticos ‘queman’ metal. No en el sentido literal, sino que ingieren el metal, y dentro de su cuerpo lo ‘encienden’, queman, para activar su poder. Ciertos metales se queman muy rápido, otros más lentos. Por ejemplo, el Peltre tiende a gastarse muy rápido mientras que su opuesto, el Estaño, más lento.
Esos son los 8 metales básicos de la alomancia, pero están otros como el Oro (permite ver tu otro yo, en el sentido de cómo hubieras sido si habrías tomado otra decisión), y el Atium (un metal muy poderoso, que permite prever los movimientos de un oponente o quien tengas cerca. Es también la fuente de economía, explotación principal en Luthadel, que maneja celosamente el Lord Legislador. Este metal se extrae de geodas que crecen en cristales, muy delicados, dentro de los Pozos de Hathsin.).

De acuerdo, terminando eso, tocaré una última magia que se llama la Feruquimia y es solo único en los terrisanos, pobladores de Terris, un país adyacente a Luthadel. La Feruquimia es el arte de guardar memorias, información, poder, etc, sobre cualquier cosa, en metales. Es un poco distinta a la alomancia. Los Guardadores se especializan en una sola categoría (o en varias, según) almacenando dicha información en un metal que traen encima. Con la fuerza, por ejemplo, necesitan primero permanecer mucho tiempo débil mientras almacenan esa energía antes de usarla, al hacerlo, puede, se convierten en el doble (o tiples) de fuertes que eran.

Ahora sí, me iré con los personajes.

Vin: 17 años. Testaruda. Ladrona Skaa. Nacida de la Bruma. Cabello corto y delgaducha. Vin al inicio desconfía mucho de todos debido a que, en un principio, su hermano Reen la traicionó al abandonarla a su suerte en Luthadel. Desde entonces, Vin permaneció a un grupo de ladrones antes de que apareciera Kelsier. Vin no sabía nada de su alomancia, creyendo que era un poder de ‘Suerte’. Vamos viendo, con el paso del tiempo, cómo se va volviendo más confiada y abierta en su relación con los demás miembros del grupo. Cuando empieza a infiltrarse en la nobleza, se enamora de Elend Venture, perteneciente a una de las Grandes Casas de Luthadel.
Con ella… no me llevo muy bien. Punto. No logré encariñarme con ella, y menos cuando se enamoró de Elend ya que fue demasiado rápido (solo se toparon 3 veces antes de admitir que lo amaba), no fue creíble ese romance, y hubo muchas actitudes de ella que no las soporté lo cual aumentó mi antipatía.

Dockson: Estatura media. Pelo corto. Organizador. Guía. Dockson es el mejor amigo de Kelsier y quien dirige la administración del grupo, quien maneja el dinero y planifica todo. Dox es un hombre amable, pero con buen sentido del humor, quien además es la mano derecha de Kelsier en sus aventuras. Es un skaa, por lo cual es el único del grupo que no posee la alomancia, pero tampoco está de acuerdo con la tiranía del Lord Legislador.
Dox me encantó. Es la mente y conciencia del grupo, quien lleva a cabo los planes de Kelsier y siempre busca comprender y apoyar a este último. Como los demás, protege a Vin y se preocupa tanto por ella, como por Kelsier y los otros miembros.


Hammond: Musculoso pero no gigante. Pelo corto. Soldado. Brumoso. Brazo de Peltre. Ham es el entrenador, el filósofo además. Uno de los bromistas. Ham fue soldado antes y se encarga de dirigir al ejército que crea Kelsier y los otros. Siempre hace preguntas raras o llenas de filosofía. Es un uno con Breeze (O Brisa, en español).


 
Breeze, o Brisa: Bien vestido. Pelo oscuro. Cuarentón. Brumoso. Aplacador. Brisa siempre necesita que le llenen un vaso de vino. La mayoría de veces, cuestiona los planes locos de Kelsier pero termina aceptándolos (a pesar de todo). Suele usar su alomancia para que la gente ‘haga’ lo que desee o se confiese.

Esos dos son la parte cómica y práctica del grupo. En verdad me encariñé mucho con ellos y con las participaciones que tuvieron.

Clubs: Viejo. Delgado. Cojea. Brumoso. Ahumador. Clubs es dueño de un taller de artesanos, la guarida, donde posee a sus aprendices ahumadores. Clubs se encarga de ocultar, con su alomancia, al grupo y protegerlos. Fue soldado en el pasado. Al inicio se niega a participar en el plan de Kelsier, sin embargo es una fachada ya que termina uniéndose (no confía en la presencia de un aplacador como Brisa). Siempre suele vérsele huraño,pero tiene un buen sentido del humor también.

Sazed: Hombre de Terris. Alto, con brazos y piernas más largos de lo normal. Calvo. Manipulante de la feruquimia. Oh, cielos. ¿Qué no diré de Sazed? Aparece para ayudar a Vin a parecer una dama de la corte cuando se planea su infiltración en la nobleza. Es consejero, caballeroso, amable, inteligente. Su feruquimia se basa en las religiones, por lo tanto recuerda la gran mayoría de religiones que hubo antes del Ascenso Final del Lord Legislador. Sazed también protege a Vin, por pedido de Kelsier obviamente, pero la ayuda en muchas ocasiones y también al grupo. Es imposible no encariñarte con él.

Y a quien dejé, a propósito, para el final…
Kelsier: 38 años. Alto, pelo largo y rubio. Tostado por el trabajo al sol. Cicatrices en los antebrazos. El Sobreviviente de Hathsin. Ladrón skaa. Nacido de la Bruma. Como dije anteriormente, Kelsier fue llevado a los Pozos de Hathsin junto a su esposa Mare, quien creyó que lo había traicionado. Al ella morir, Kelsier rompió y descubrió sus poderes alománticos. Es el líder, el chistoso, el sarcástico, el revolucionario y el loco del grupo. Es un mito entre los skaa. Pero a pesar de su fachada sonriente, Kelsier posee un interior lleno de melancolía y dolor, la muerte de Mare pesándole enormemente.
Kelsier… lo amé. Creo que desde su primera aparición, el inicio del libro. Durante todo el libro tenía teorías locas con él: de si fuera padre de Vin, de que terminaría enamorado de Vin (al diablo la edad). Pero representó esa figura paterna que Vin necesitó. Fue su guía, su maestro, un pilar para ella. Él unió el grupo, creó los planes, realizó parte de ellos; no solo fue el pilar para Vin sino para la mayor parte de la historia.
Fue el mártir que me rompió el corazón.

Del resto de personajes no hablaré, porque no lo considero necesario (sobra decir que Elend Venture no me impresionó tanto como para mencionarlo) y creo que el misterio del Lord Legislador también lo mantendré por lo cual no tendrá función aquí.

Brandon Sanderson es… increíble. Absolutamente increíble. Me inspiró admiración. Pero también miedo. A decir verdad, me estoy cuestionando continuar la trilogía. Si bien tiene un buen ‘final’, quedan algunos misterios por aclarar, no obstante… no creo poder. No porque no esté interesada, si no que mi corazón no se siente preparado. Quizás en un tiempo retome la trilogía. Porque el mundo, los personajes (excepto Vin), los poderes, la sociedad, la historia, ¡hasta las religiones! Son una delicia total. En verdad, no creo haber leído nada igual. En varias ocasiones me recordó a Avatar: La Leyenda de Aang cuando enseñaban a Vin la alomancia. Y eso aumentó mi fascinación con esta trilogía.
Un bravo, a medias, a Brandon. Mis respetos (y desprecio. Lo cortés no quita lo valiente).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me han visitado...

Follow Us @soratemplates