Reseña: Sombra y Hueso (The Grisha #1)

lunes, 19 de septiembre de 2016

Título original: Sombra y Hueso
Autor: Leigh Bardugo
Formato: Kindle Edition
Pages: 265
Nro de Capítulos: 22 capítulos
Goodreads | Amazon

Alina Starkov no espera mucho de la vida. Se quedó huérfana después de la guerra y lo único que tiene en el mundo es a su amigo Mal. A raíz de un ataque que recibe Mal al entrar en La Sombra, una oscuridad antinatural repleta de monstruos que ha aislado el país, Alina revela un poder latente que ni ella misma sabía que tenía. Tras ese episodio, Alina es conducida a la fuerza hasta la corte real para ser entrenada como un miembro de los Grisha, un grupo de magos de élite comandado por un individuo misterioso que se hace llamar El Oscuro.



Tengo mucho que decir de este libro. Desde hace un año o más que estaba esperando a que lo leyera, la verdad veía mucho de él en cada blog o página a la que iba, y también buenas reseñas. Creo que, una que hizo lo leyera ahora fue la del Geek Furioso de la Literatura, que si bien no dio una opinión realmente buena, tampoco la mandó expresamente a la mierda y tuvo razón, tiene razón con este libro. Aunque, hay ciertas cosas que no concuerdo con él. Pero, bueno, ¿de qué va exactamente Sombra y Hueso?


El mundo en el que estamos principalmente está ambientado en la antigua Rusia, y se llama Ravka. Ravka está dividida por una gran franja de oscuridad al que denominaron El Abismo, que fue creada hace muchos años por el Hereje Oscuro, y separa a Ravka del océano.  Allí habitan lo que llaman “Volcras”, criaturas espeluzantes que acaban con la vida de cualquiera que intente cruzar el Abismo hacia Ravka Occidental. Durante unos largos años, Ravka también ha sido víctima de innumerables ataques de tierras fronterizas, como Fjerda (al norte) y Shu Man (al sur). Eso ha causado guerras, hambre, muertes, y todo lo típico en este tipo de situaciones.

Nuestra protagonista es Alina Starkov, una huérfana que es aprendiz a cartógrafa en el ejército. En el mismo está su mejor amigo Malyen Oretsev quien es uno de los mejores rastreros de la cuadrilla (y aparentemente de toda Ravka). Cuando su unidad se prepara para cruzar el Abismo, predeciblemente son atacados por los volcras. Y en el momento en que Alina está por morir junto a Mal, de pronto libera un increíble poder solar, iluminando el Abismo y ahuyentando a las criaturas. Es ahí donde luego es llevada ante el Darkling, quien lidera los ejércitos (y toda Ravka en general, porque al rey no le interesa mucho encargarse de ello que digamos) y comprueba los hechos al hacerle una prueba y revelar que Alina es la Invocadora del Sol, una Grisha.

Los Grisha son como decir los magos. Equivalen a la Pequeña Ciencia y conforman el Segundo Ejercito del rey. Están divididos en tres categorías: Corporalki (La Orden de los vivos y Muertos, que son los Cardios y Sanadores. Debe resultar obvio que son aquellos que protegen la salud, y/o se encargan de toda parte física.); Etherealki (La Orden de los Invocadores, conformados por los Impulsores, Inferno y Tidemakers. Estos dominan más que todos los elementos, pero no crean, sino que manipulan. Los Inferno se encargan de los gases combustibles, pero no crean fuego; los Impulsores controlan el aire y sí pueden crean tormentas; los Tidemakers dominan más que nada el agua. Debo destacar que tanto Alina como el Darkling entran en esta categoría, ya que mientras que Alina invoca la luz, el Darkling invoca la oscuridad) y los Materialnik (La Orden de los Fabricadores, y en ella están los Durests quienes se encargan del acero Grisha, los textiles –fabrican la ropa especial de los Grisha–, los vidrios, la parte material. Los Alquimios, como deben imaginar, ya se van por la parte química como crear pociones, entre otros). Y cada categoría tiene un color para distinguirlos. Si sus keftas (una especie de abrigo, ruso.) son azules, debes saber que son los Etherealki; si son rojos, se trata de los Corporalki, pero si es morado entonces estás ante un Materialnik. También está el negro, pero ese es solo exclusivo para el Darkling y cualquiera que tenga que ver con él (no cualquiera puede usarlo, y si lo usa, es algo de lo que sentirse orgulloso). Y el blanco, que lo usan los sirvientes en el palacio real.

Ahora, Alina es llevada al palacio para conocer al rey y la reina y obtener su entrenamiento Grisha, todo bajo la protección del Darkling. Cabe destacar que en ese momento, Alina no es capaz de invocar su poder si no es con ayuda del Darkling quien es un Amplificador, o sea, puede aumentar con su toque el poder de cada Grisha. Se menciona que hay varios Grisha que poseen un amuleto amplificador, como garras de oso, dientes de alguna bestia, etc. Y para que un Grisha pueda tener uno, debe él mismo acabar con esa bestia para poder hacer suyo el amplificador, como reclamándolo.
Recordé la confianza que me había inundado al simple toque del Darkling, y esa extrañamente familiar sensación de una llamada resonando a través de mí, una llamada que exigía respuesta. Había sido aterrador, pero estimulador también. En ese momento, todas mis dudas y miedos habían sido reemplazados por una especie de seguridad absoluta.
Es a partir de esta parte de la trama que todo se deriva las lecciones de Alina (con una bruja llamada Baghra, y Botnik, un viejo mercenario) y lo que ocurra en la corte, porque repito: está viviendo en un palacio. Sobra decir que uno cree que el Darkling es el típico chico malo incomprendido, con quien Alina tiene una especie de flirteo. Pero Alina, y nosotros mismos, nos daremos cuenta de que no es así y las apariencias engañan.

Voy a decir que el libro es MUY entretenido. Al inicio me tomó un día entrar en él, luego los dos siguientes días me lo devoré. Comenzaré diciendo que el mundo es fascinante, y eso fue una gran sorpresa, porque pocos han sido perfectamente perfectos, además de que está basado en una antigua Rusia, lo que hace que me encante más. Tiene su comida, sus paisajes, tradiciones, élites, moda, pueblos, costumbres, etc. ¿Cuál es el problema? Los personajes. Y no me malentiendan, no es que sean pésimos, sino que en este primer libro son muy, pero muy planos. Incluso el Darkling, que fue uno de los que más me interesó. La verdad, no fue sino hasta el 70 % del libro en lo que realmente me enamoró.

Porque, ¿Quién no ama al Darkling? *alguien levanta la mano. Saco pistola y le disparo* Nadie.
—Está bien —dije finalmente—. Pero apurate.
Él se rió de nuevo, y sentí un rubor de satisfacción deslizarse hasta mis mejillas. Luego su expresión se volvió seria. —Te he estado esperando un largo tiempo, Alina —dijo—, tú y yo vamos a cambiar el mundo.
Lo que pasa es que, en ciertas ocasiones, la trama baja. No en el sentido de que se haga pesada, sino en lo predecible. Aunque le salva algunas cosas que me sorprendieron. Y créanme que muero por decir esto con spoilers, pero no lo haré salvo uno: Yo no quería que el Darkling fuera realmente el villano.
Se dejó caer hacia atrás en su silla. —Bien —dijo con un cansado encogimiento de hombros—. Hazme tu villano.
Y qué villano *-*
La razón por eso es que Mal, como interés amoroso para Alina, no me gusta. No me convenció, NO SENTÍ NADA. Por eso les digo que los personajes son planos. Si bien el Darkling tiene una personalidad atrayente y misteriosa que funciona para mí, Mal no. Incluso en pequeñas ocasiones en que era frío y serio no me provocó nada. ¡Cuando se le confesó a Alina me pareció todo muy soso! Además de predecible, destacaré. Me atrae más la perspectiva…, no, me atraería más la perspectiva del Darkling y Alina juntos que nada. Y digo atraería, porque no es algo que fuera a pasar.
#Team Darklin&Alina
Diré que fue un 3.5, pero como no existe en Goodreads (donde le calificaré) tendrá que ser un 4. El libro tiene sus cosas buenas, aparte del Darkling, como dije está la ambientación y la narración de Leigh. Me gustó su narración, totalmente amena y sin complicaciones. Y aunque me provoqué el spoiler del final de la trilogía adrede, voy a seguir con ella.

El Darkling lo amerita.



PD: ¿Cuál fue mi parte favorita? Esta, esta fue la razón por la que me enamoré más de él y me hizo gritar de emoción.
—¡Asesino! —grité—. ¡Monstruo!
—Todas esas cosas.
—Te odio —escupí.
Él se encogió de hombros. —Vas a cansarte muy pronto del odio. Te cansaras de todo. —Luego sonrió, y detrás de sus ojos vi el mismo sombrío e inmenso vacío que había visto en los ojos de la anciana Baghra—. Vas a llevar ese collar por el resto de tu muy, muy larga vida, Alina. Lucha contra mí todo lo que puedas. Te darás cuenta de que tengo mucha más experiencia con la eternidad.
Soy mala, me gustan los chicos muy malos en ese sentido. La perspectiva de Alina teniendo síndrome de Estocolmo hacia el Darkling me hizo babear…

…hasta que Leigh Bardugo me cortó las esperanzas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Libropacat © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions