domingo, 24 de enero de 2016

# opiniones

Literatura LGBT

¡Bienvenuto!

Hoy vamos a tocar un tema algo, bueno, ni siquiera sé si catalogarlo como polémico pero para mí como lectora, representa algo serio. Y es ¡la literatura homoerótica!

Ok, comencemos con el hecho de que no digo que es algo prohibido. Venga, ya han visto mis reseñas de unos dos, tres libros gay en el blog. Pero el motivo de esta entrada es para tocar ese pequeño detalle que abunda horriblemente en los libros homoeróticos o simplemente LGBT que me están dejando hasta la madre: muy poco para mucho.


Supongamos esto: aman el LGBT como yo, pero tienen alguna preferencia, por mi parte amo que la pareja protagónica sea chico x chico / hombre x hombre. Encuentran un libro con una trama que atrae mucho (sea cliché o no; contemporánea o fantástica, etc.) y se lo compran o se lo bajan a su Kindle. PERO ¡pum! El libro resulta ser tan corto y con un poco desarrollo entre los personajes que aunque les haya gustado, no es suficiente. Existen algunas personas que son más exigentes con los libros y no les dan sus 4 o 5 si no que a lo máximo podrían darles unos 3. ¿La razón? Que, según mi experiencia, esos libros cuentan con un máximo de 150 páginas (de milagro llegan a las 200) en las que el/la autor/a se explaya en darnos puro sexo durante un 60 % del libro y que además nos da unos malos personajes. Vale, no me considero mejor escritora en eso pero tengo lógica e inteligencia (arrogancia detectada) y sé que un hombre no actuará en su mayoría como lo hacen los que abundan en ese tipo de literatura (y hablo por los que siempre se le para el pito o los que parecen a Togepi de Pokemon.)

En realidad, me molesta que no haya libros buenos y respetables en la literatura LGBT, sobre todo porque me hace pensar que por ser de esa categoría no merezca que los autores se esfuercen (?) un poco más en brindar una obra que en verdad valga la pena. Una trama bien hecha, personajes lógicos y reales, completamente elaborados y no que sean una máquina de puro sexo. Es como si gritaran que la literatura LGBT, por ser gay, grite « ¡SEXO!» así, en letras grandes. No.

El máximo de páginas en un libro LGBT que he leído ha sido de 310 páginas con Inocencia, y el libro lo que no falló de páginas lo falló en contenido, porque aunque amé que fuera aceptablemente largo, lo odié por la historia y los personajes que me dio. Tengo unos en lista de espera con 394, 400 y 402 páginas, guardando la esperanza de que logren llevarse sus 4 o 5 merecidamente. Por lo general no suelo ser muy dura con los libros LGBT, pero definitivamente y a partir de ahora, no voy a ser tan condescendiente. Yo acepto las escenas de sexo porque, venga, son hombres y están en la categoría de erótica, no obstante un exceso de las mismas o algo que salga de la realidad le bajará puntos conmigo.

A veces pienso que yo he hecho un viaje en el tiempo ya que tengo arraigado un anticuado estilo de vida en cuestiones sexuales. Por lo general aborrezco los libros de Harlequín ya que es algo típico que allí los protagonistas tengan sexo a las 3 primeras páginas y sin apenas conocerse, o que (hablando por el lado hetero) las mujeres caigan ya en las camas de los hombres sin chistar (cofputascof) pero en esta literatura no hago eso, pues, ni tampoco suelo leer erótica con regularidad. ¿Cuál es el problema con el LGBT? Que es MUY DIFÍCIL encontrar un libro LGBT que no tenga contenido vulgar, sea romántico y no tan explícito en las escenas de sexo (una prueba cercana sea La Canción de Aquiles) y lo más importante: que tenga un buen desarrollo en personajes y trama.

Caga mucho cuando estás leyendo un libro LGBT donde el personaje actúe de forma tan infantil al inicio y no madure al final. Caga mucho cuando estás leyendo un libro LGBT y el activo de la relación siempre la tenga parada al ver al pasivo o viceversa. Y a mi opinión, porque me es difícil acostumbrarme, me irrita cuando ambos personajes invierten papeles en la cama. Estoy tan acostumbrada a que el activo sea activo y el pasivo sea pasivo que el hecho de que los dos cambien de papel es como que… ugh, ok.

¿Pero qué es lo irónico? Que se encuentren mejores historias LGBT en los Fanfics que en la literatura oficial. ¿Por qué será? Me he leído un montón de fanfics en el fandom de Harry Potter y varios en el fandom de Duelo Xiaolin, encontrando historias que en verdad son mucho mejores que esos libros baratos hermanos de Harlequín.  ¿Cuál es mi problema? Amo la literatura LGBT, pero quiero ver un cambio en ella. Quiero que los autores se reten a sí mismos y se propongan la meta de ir más allá de lo usual. Que sus personajes tengan clases de psicología en las que maduren al finalizar la trama, que no siempre se hundan en el sexo (¡Cielos, que los hombres no son máquinas de semen! Los van a deshidratar a los pobres) y que la trama tenga coherencia. Desafíense a sí mismos, autores. Creen algo alucinante, que no se merezca las 4 si no las 5 en Goodreads y que ganen algún jodido premio. Les hace falta un pionero que se lance a ello…, o yo debo descubrir a ese pionero.

Bueno, hasta aquí la opinión de hoy. ¿Qué me dicen ustedes? ¿Están de acuerdo o no? ¿Hay algún libro que de verdad valga la pena en este lado de la literatura? ¿Alguna recomendación? Déjenmelo saber abajo en los comentarios.
¡Felices lecturas!

4 comentarios:

  1. Hola, me ha hecho gracia tu post. Comprendo lo que dices y como pides recomendaciones, te recomiendo uno que se titula Nanas lésbicas (para conciliar el sueño), editado por una editorial que se llama Lastura. Si lo encuentras, espero que lo disfrutes tanto como yo.
    Un abrazo y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  2. la verdad que si hay libros buenos solo hay que buscar

    ResponderEliminar
  3. him,serie condado granite, rescate contratado, el amor llega en silencio,

    ResponderEliminar
  4. Captive prince, saga templation de ella Frank, dos hombres y un niño ... creo que así se llamaba xD.

    ResponderEliminar

Me han visitado...

Follow Us @soratemplates